La Costa que viene

La Axarquía-Costa del Sol es la comarca situada al este de la provincia de Málaga, compuesta por 31 municipios entre costeros y de interior y localizada en un entorno natural de extraordinaria belleza e importancia ecológica para la región (Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama y los acantilados de Maro-Cerro Gordo). Comparten, además, una vasta historia mostrada a través de sus numerosas manifestaciones y recursos culturales.

Sus municipios costeros, la denominada Costa del Sol Oriental, están siendo estos días objetivo del líder provincial de uno de los partidos políticos gobernantes en la zona, gracias al Plan 2020 de la Axarquía-Costa del Sol.

Se trata de un plan turístico, aún por elaborar, que pretende presentar la Costa del Sol del oriente malagueño como un destino único, complementado por cada uno de los municipios costeros que la integran. El objetivo es configurar un destino completo entre estas cinco localidades (Rincón de la Victoria, Velez Málaga, Algarrobo, Torrox y Nerja), que estarán unidas a través de la prolongación de sus paseos marítimos, en lo que se conocerá como el Bulevar del Mediterráneo.

Este Plan nace con la pretensión, a mi entender, de usar eficientemente los recursos actuales y futuros, de manera que este “macrodestino” contenga una sola unidad por infraestructura turística necesaria. Así, esta Costa contará con un único palacio de congresos o un único campo de golf entre todas las localidades.

Siempre he pensado que la Costa Oriental es la gran esperanza de nuestra Costa del Sol. Es más que conocida la sobre-explotación que la actividad turística ejerce sobre los municipios de la costa occidental malagueña (Torremolinos, Fuengirola, Benalmádena, Marbella, Estepona, Manilva y Mijas), con la consecuente destrucción de recursos naturales y patrimoniales, problemas de abastecimiento, rebasamiento de su capacidad de carga turística, además de los numerosos episodios de corrupción urbanística en torno a esta actividad.

Todo esto es el resultado de una planificación inexistente por parte de la Administración desde que el boom turístico irrumpiera en nuestro país allá por los sesenta. En todo este tiempo, las actuaciones en materia turística de esta comarca se han regido por el interés económico y el ansia por atraer más y más turistas con todo tipo de atracciones, que en muchos casos, nada tienen que ver con la cultura, tradiciones o forma de ser autóctona. Personalmente, me llama poderosamente la atención que exista un palacio de congresos en Torremolinos, Marbella y otro en Estepona, mientras que Fuengirola clama su derecho a tener uno. ¿Es realmente necesaria esta infraestructura?

Por tanto, este Plan 2020 renueva mis esperanzas por conseguir un trocito de Costa del Sol sostenible, que contribuya a la eclosión de la actividad turística de esta comarca de una manera responsable, acorde con las nuevas necesidades que demanda el turismo actual y que se convierta en un referente de modelo de planificación turística a seguir entre zonas de características análogas.

La esperanza es lo último que se pierde.

Anuncios
2 comentarios
  1. JAMM dijo:

    Muy buenas Marta,Como bien dices este "plan" se corresponde con uno de los partidos "dominantes" que sin embargo resulta curioso que se esté lanzando en repetidas ocasiones sin ni siquiera ser una propuesta elaborada.Respecto al contenido de este "conato-propuesta" es, cuando menos, contradictorio habla de un destino sostenible y de uso eficiente de recursos mientras hablamos de unir las localidades a lo largo de la costa. Lamento recordar que ya existe este "Bulevar del Mediterráneo" que se llama N-340 (Entre Málaga y Algeciras, por ejemplo).Esta propuesta no deja de ser más que un aliciente para la eliminación de los diferenciales de esta zona de costa, el consumo del escaso suelo litoral libre y un acicate para la pura especulación del territorio. Sin duda la Costa del Sol Occidental ha tenido problemas con la corrupción urbanística, pero ¿ya no nos acordamos de la detención de alcaldes en la Axarquía por los mismos motivos? ¿Acaso este empujón de infraestructuras no responde a la superposición de los intereses económicos al interés general?La búsqueda del uso eficiente de los recursos no cabe duda que es necesaria, pero ¿realmente es eficiente un nuevo palacio de congresos? ¿más campos de golf? …. Seguimos aplicando entonces la misma política de la Costa del Sol Occidental (¡Más madera!¡Más de todo!) Un desarrollo sostenible puede pasar por poner en valor el Parque Natural, los espacios de costa sin invadirlo o, simplemente, no pensar en el turismo como única vía de crecimiento.Para concluir, antes de decir que "el plan es bueno" hay que verlo, analizarlo en su conjunto y decidir qué actuaciones llevar a cabo (y no al revés), ya que si bien la esperanza es lo último que se pierde (a la vista de los hechos) el territorio es lo primero.

  2. Marta dijo:

    Hola JAMM,ante todo, quisiera darte las gracias por tu comentario.Primeramente, decirte que estoy cien por cien de acuerdo contigo en que lo primordial en este asunto es esperar a que finalmente se publique una propuesta de este Plan (entiendo que estratégico) para entrar a valorar las acciones que se llevarán a cabo y cómo va a gestionar los recursos. Esto no quita que la concepción primaria de lo que pretende hacer este Plan me ilusione infinitamente y sea, desde mi punto de vista, más que acertado.Particulamente, no creo que la gestión turística conjunta de estos municipios, que no olvidemos que ya constituyen una unidad administrativa, sea un despropósito: esta gestión contribuirá a ensalzar las particularidades de cada municipio en pro de establecer un destino conjunto completo y creará un sentimiento de pertenencia y unidad que hará que desaparezcan las posibles "rivalidades" locales.Por otra parte, como bien dices, este sector está desgraciadamente ligado innegablemente a numerosos episodios de corrupción desde las Administraciones Públicas. En este sentido, creo que estos delitos que a buen seguro se reproducen en multitud de localidades turísticas son conocidos, o al menos intuídos, por la población local de cada uno de ellos. Así, es responsabilidad no sólo de la Fiscalia Antocorrupción, sino también de la población de cada municipio luchar por su territorio para erradicar estas actuaciones.Asimismo pienso que son ellos mismos quienes deben constituir el motor de desarrollo de sus localidades. Sin entrar en si el Turismo es el mejor modo de desarrollo local (obviamente, mi respuesta es "sí" desde mi punto de vista totalmente sibjetivo), deben ser los ciudadanos los que decidan el rumbo que quieren que tome su municipio y tomar parte en las decisiones que se tomen para con su localidad. El capital humano es fundamental en culquier transformación.Por último, quisiera apuntar que la concepción del turismo como resultado de la suma sol+playa+ladrillo es a día de hoy, por suerte, un resultado obsoleto, que aunque sigue funcionando en nuestros días en los destinos maduros, está cada vez más alejado de las demandas del turismo actual, donde se buscan, sobre todo nuevas experiencias. Como decía José Chías, el Turismo es (y siempre será), el "Negocio de la Felicidad".

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: